Image

Mitos derribados por los datos

09/05/2022  |  OPINION  |  

Desde el establishment se salió a responder con los argumentos de siempre: que no hay lugar para más subas de impuestos (“somos el país con mayor presión impositiva del mundo”) y que lo que hay que hacer es reducir la presión fiscal para que haya inversiones.

Lo que en realidad ahoga a una economía es el achicamiento del empleo, del poder de compra y del mercado interno, tal como ocurrió durante el anterior Gobierno, a pesar de las rebajas o la eliminación de ciertas alícuotas impositivas. En cambio, con la actual presión impositiva, en 2021 la inversión real, que fue creciendo trimestre a trimestre, superó en un 15,7% a la de 2019, según datos de las Cuentas Nacionales. Otra información a destacar es la sustitución de importaciones que se viene dando, ya que los bienes de capital nacionales han ido ganando terreno sobre los importados.

El crecimiento seguirá en sectores específicos

Informate más

Estiman que la inflación restó 2 puntos del arrastre del crecimiento que dejó 2021

La crítica desde las usinas neoliberales a la presión o carga fiscal, medida como porcentaje de la recaudación en el PIB, está indicando implícitamente que los impuestos deben reducirse a una mínima expresión, siguiendo la línea del Estado canchero y la búsqueda de la maximización de la gran ganancia empresarial.

La noción del “ahogo” fiscal se puede refutar a partir de los datos de la OCDE. Si se toma el promedio (2018-2020) de los ingresos fiscales como proporción del PIB, Argentina llega al 28,7%, por encima de la región (22,4%), pero menor al del club de los países de la OCDE (33,5%), y mucho más bajo que en Francia (45,4%) e Italia (42,4%). Lejos de la mentada “asfixia”.

Además, al compararlo con otros países de la región, el indicador en Argentina está por debajo de Brasil (32,2%) y muy cerca de Uruguay (26,7%), país que es considerado por el establishment y sus analistas como un “paraíso” fiscal, en el que se pagan muy pocos impuestos.

Otro aspecto a considerar, y que surge también de las estadísticas de la OCDE, es la regresividad de los esquemas tributarios de la región. En el período 2018-2020 los impuestos sobre los ingresos, beneficios y ganancias de capital representaron en América Latina y el Caribe un 6% del PIB, casi la mitad de lo que recauda por este concepto la OCDE (11,3%). En el caso particular de la Argentina, en esos años el indicador fue del 5,2%, superado por México (7,2%), Brasil (7,1%), Chile (7%), y sin punto alguno de comparación con países como Dinamarca (29,2%), Italia (13,5%), Francia o Estados Unidos (ambos 11,6%). Estos números indican que toda la región está muy alejada de los parámetros internacionales y que hay margen para avanzar hacia una mayor progresividad. Esto último incluye temas que recomiendan últimamente varios organismos internacionales, como un mayor combate contra la evasión y la elusión fiscal. No parece ser una tarea sencilla, teniendo en cuenta noticias como las que se pudieron leer en la semana: “Informe privado: pagar todos los impuestos obligaría a las empresas argentinas a cerrar sus puertas”. Lo que reconocería, implícitamente, que las empresas evaden buena parte de los impuestos; una premisa extrema, aunque ello no significa que no haya que seguir mejorando la fiscalización, en particular a las grandes empresas del sector exportador.

Resulta esencial dar respuesta a los razonamientos falsos que se tratan de instalar, con el objetivo de rechazar una iniciativa puntual, que apunta a captar beneficios extraordinarios y no previstos (producto de una guerra) para minimizar algunos de los impactos más evidentes, como es la suba del precio de los alimentos. Por ejemplo, Italia eleva hasta el 25% el impuesto sobre los beneficios caídos del cielo de las energéticas.

El proyecto argentino sobre renta inesperada impactaría, según el Gobierno, en menos del 1% de las empresas más grandes. No obstante, desde las oposiciones neoliberales, y por fuera del contexto que impone la guerra, se habla de “impuestazo” y se intenta marcar la agenda para que no se avance hacia una fiscalidad más progresiva y hacia una sociedad más justa y equitativa.

*Diputado Nacional del Frente de Todos Presidente del Partido Solidario.



Fuente: ambito