Image

El secreto detrás de la Oferta Pública Inicial (IPO):

07/06/2021  |  OPINION  |  

Comprar una acción justo en el momento en el que sale a cotizar en el mercado nunca es una buena idea. Lo más probable es que caigas en el engaño de los directivos de la compañía, los bancos de inversión y las grandes cadenas de noticias financieras.

Cuando una compañía privada no logra obtener el financiamiento que necesita en el sistema bancario, puede abrir su capital para que una parte de sus acciones se negocien en el mercado de capitales. A este proceso se lo denomina oferta pública inicial(Initial Public Offering o IPO).

En una IPO, la empresa se vuelve pública e ingresan nuevos inversoresLa compañía mejora su liquidez y tiene la posibilidad de emitir más acciones para seguir financiándose en el futuro. El problema es que la mayoría de los inversores no puede acceder a una IPO con facilidad.

 

Esto sucede porque el debut en la Bolsa de una compañía está gestionado a través de un banco de inversión, que celebra un contrato con los directivos de la empresa. En esos acuerdos, los inversores institucionales, aquellos que operan grandes volúmenes de acciones, sacan a relucir su mayor poder de fuego: la posibilidad de asumir un riesgo elevado. ¿El resultado? Se quedan con un alto porcentaje de las acciones.

 

Pero no solo eso. Los inversores institucionales acceden a estas acciones con un precio preferencial que, más adelante, les permitirá cosechar grandes ganancias a costa de los inversores desprevenidos.

Una de las razones por las cuales los inversores institucionales aceptan el riesgo de invertir una buena parte de su dinero en estas compañías, es que suelen obtener ganancias muy rápido. El precio de las acciones suele subir fuerte los primeros días, y esto se debe a que el público en general es tentado a comprar estas acciones a un precio mayor.

 

 

En la película “El lobo de Wall Street” (2013) se mostró un caso real de los años noventa. Jordan Belfort, presidente de la firma de corretaje Stratton Oakmont, ganaba millones de dólares con las IPO. En la oferta pública inicial de la empresa de calzado Steven Madden Ltd., por ejemplo, Belfort ganó más de u$s20 millones. Siempre se da la misma dinámica.

Los inversores institucionales comienzan a vender sus posiciones cuando las acciones suben de precio, dejando atrapado al pequeño inversor, que pagó un precio demasiado alto. Y en este proceso, las grandes cadenas de noticias financieras juegan un papel fundamental. Ellos invitan a los inversores minoritarios a invertir en estas compañías, prometiendo retornos extraordinarios, pero favoreciendo, de algún modo, a los grandes inversores.

 

Pero cuidado, no significa que una compañía que sale a cotizar en la Bolsa sea una mala inversión a largo plazo. De hecho, las IPO de las grandes tecnológicas como Facebook, Inc. (FB) o Microsoft Corporation (MSFT) resultaron ser inversiones con rendimientos exponenciales.

 

Pero la euforia inicial es un riesgo que siempre debemos contemplar. Podría citar varios ejemplos donde las IPO fueron un gran tropiezo para muchos inversores, entre otros: el caso de Uber Technologies, Inc. (UBER) en mayo de 2019, DoorDash, Inc. y Airbnb, Inc. (ABNB) en diciembre de 2020.

 

Marqeta Inc., la próxima IPO en la mira

Las plataformas de pago han revolucionado el sistema financiero actual. Estas compañías han logrado incorporar tecnología de avanzada para darle más eficiencia y velocidad a las transacciones de dinero. De hecho, emiten sus propias tarjetas de crédito.

En pleno auge del negocio, que se ha visto potenciado con el boom de las compras en línea por la pandemia, salir a buscar financiamiento en el mercado de capitales es una idea muy astuta de estas compañías para expandirse.

 

Marqeta Inc., una start up de procesamiento de pagos, con sede en Oakland, California, Estados Unidos, planea salir a cotizar pronto en el Nasdaq, posiblemente el 8 de junio de 2021. La empresa había presentado la documentación pertinente ante los organismos de control estadounidenses en febrero de 2020.

 

La IPO de esta compañía está siendo gestionada por The Goldman Sachs Group, Inc. y por JPMorgan Chase & Co., dos de los bancos más importantes de los Estados Unidos y con gran experiencia en este tipo de lanzamientos. Se prevé que la compañía emitirá más de 45 millones de acciones a un precio de entre u$s20 y u$s24Habrá muchos interesados en acceder a esta IPO y estos bancos se asegurarán de conseguirlos.

Considerando lo que suele suceder en las IPO, te sugiero esperar a que la euforia inicial se calme. Luego, puedes analizar los primeros balances, proyectar las ganancias futuras a partir del crecimiento del negocio y, recién en este punto, podrás determinar si el precio de mercado de esa compañía es razonable (o no).



Fuente: ambito