Image

Un incidente en un colegio puso alerta sobre el uso del uniforme

11/09/2019  |  Información General  |  

Un incidente, que por no haber generado ninguna consecuencia podría haber pasado desapercibido o, simplemente, haber pasado a formar parte del anecdotario institucional, activó una pequeña alarma en toda la comunidad educativa de General Güemes.
Sin embargo, la situación, que no pasó a mayores, puso nuevamente en debate la importancia del uso de un uniforme. El incidente tuvo lugar en el colegio secundario Dr. Mariano Moreno, alrededor de las 10 de la mañana. Cuando el alumnado se encontraba en horario de recreo, dos jóvenes ajenos a la institución ingresaron al colegio, atravesaron todo el patio principal para dirigirse en forma directa hasta las cercanías de un curso donde identificaron a un alumno y comenzaron a amenazarlo.
Esta situación de violencia verbal llegó muy rápidamente hasta los oídos de la vicedirectora, profesora Beatriz Bulacio, quien se dirigió hasta el lugar para controlar la situación. “Fue un momento de mucha tensión, los agresores estaban muy exaltados, pero por suerte cuando me acerqué para recriminarles esa actitud y pedirles que se retiren, no pusieron resistencia. A pesar de ello, se llamó a la Policía y un patrullero llegó en forma rápida para hacerse cargo de la situación”. Con respecto a los motivos que pudieron haber ocasionado este lamentable incidente, expresó: “No sé los motivos de estas amenazas, pero seguramente deben ser ajenas al ámbito educativo. Quizás una bronca de barrio. Lo que me preocupa es que hayan ingresado al colegio pasando desapercibidos. El hecho de que hayan estado en horario de recreo les facilitó el ingreso sin ser detectados, pero creo que también colabora mucho la falta de uso del uniforme por parte de muchos alumnos”, indicó.
Según las apreciaciones de la docente, el uniforme es muy importante para poder identificar a los alumnos. “Es parte de la seguridad del colegio, porque no solo sirve para distinguirlos de otros colegios, sino que facilita la identificación de intrusos dentro de la institución”. Esta necesidad de poder reconocer a una persona que no pertenece a una escuela o colegio, ya se había planteado entre los directivos. La conclusión fue que además del personal apostado en los portones de acceso, el uniforme era lo más adecuado.
“Me sentí sorprendida con el hecho de que alguien que no pertenece al colegio haya llegado tan lejos. Si bien no pasó nada grave, podría haber sido peor y por esa razón vamos a rever el tema de los uniformes” manifestó Beatriz Bulacio.
El personal policial colaboró con los agentes reteniendo a los jóvenes intrusos, hasta que sus padres fueron convocados. De igual manera fueron citados los padres del alumno amenazado, labrándose un acta.

Un viejo problema que reaparece

Problemas de agresiones entre alumnos de un mismo colegio o de colegios distintos no fueron registrados este año, pero sí años anteriores donde las peleas entre varones o entre mujeres se estaban volviendo peligrosamente común y se viralizaban incluso con videos que subían a las redes sociales. 
 Un trabajo de concientización realizado por cada institución logró minimizar estos hechos, los cuales se esperan no vuelvan a repetirse.



Fuente: La Gaceta Salta