Image

Soja: tras otra suba, cotiza ya 35% más que en marzo

20/11/2020  |  Economía  |  

Los contratos futuros de soja cerraron ayer con una leve suba para culminar la jornada a u$s432,8, manteniéndose de esta manera en máximos de cuatro años y acumulando además un incremento del 35% respecto a marzo pasado.

Mientas tanto en el ámbito local la soja disponible se negoció a u$s350 la tonelada, mostrando un pequeño retroceso respecto a los valores ofrecidos en la jornada previa. De todas formas y a pesar de los buenos precios del mercado y la baja temporal de retenciones que aún rige en la Argentina, los agricultores no están concretando importantes ventas de la soja que aún mantiene en sus silos y que en total asciende a alrededor de 14,5 millones de toneladas.

Según las estadísticas del ministerio de Agricultura, en la semana finalizada el 11 de noviembre se comercializaron 349.200 toneladas correspondientes a la campaña 19/20. El volumen fue un 16% inferior al registrado la semana previa. En líneas generales, esto significa que con una estimación de producción de 49,6 millones de toneladas se lleva comercializado el 71%, que equivale a 35,1 millones de toneladas. Según explican analistas del sector, el ritmo de comercialización se mantiene por debajo de campañas anteriores, pero dentro del promedio.

Los productores agropecuarios prefieren mantener la soja en los silos ante la pronunciada brecha entre el dólar oficial y el blue. En definitiva, durante este 2020 los que concretaron negocios fueron aquellos que necesitaban el capital o para financiar la campaña que hoy está en marcha. Lo cierto es que también este año hubo mayor acceso a créditos bancarios a tasas convenientes por lo que los agricultores no debieron vender su cosecha como método de financiación como si lo hicieron, por ejemplo, en 2019 cuando las tasas rondaban el 60% durante el Gobierno anterior.

Mientras tanto, avanza la siembra de soja de la campaña 2020/21 en el territorio nacional. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, a la fecha se implantó el 28,8% de la superficie total de 17,2 millones de hectáreas previstas para el cultivo.

De todas formas, la siembra aún se encuentra detrás del ritmo registrado el año pasado debido a que muchas regiones aún sienten los efectos de una sequía que comenzó a mediados de año, según la Bolsa de Cereales.

El clima continúa siendo el único y principal interrogante de la campaña agrícola porque en lo que se refiere a precios, el panorama es más que alentador. Gracias a la suba de los precios FOB, principalmente de la soja, pero también de otros cultivos exportables, ingresarían al país alrededor de u$s4.000 millones adicionales. Hasta septiembre pasado, la cosecha de soja, maíz y trigo estaba valuada en alrededor de u$s25.000 millones y la recaudación fiscal en u$s12.000 millones, pero esos valores ya quedaron atrasados gracias al incremento en los precios.

En este marco, algunos analistas remarcan incluso que los menores rindes, producto de la falta de precipitaciones, serían compensados ampliamente por la suba de las cotizaciones, esta situación deriva además en que los productores encuentran actualmente quizás la mejor rentabilidad de los últimos tres años.



Fuente: Ambito
Tags:  soja