Image

Optimismo en nueva semana de negociaciones

29/06/2020  |  Economía  |  

La segunda semana de la cuarta, y ultima, etapa de negociación con los bonistas comenzará hoy con cierto optimismo desde las partes en pugna: la comunicación entre el Gobierno y los tres grupos que representan a los acreedores con deuda emitida bajo legislación internacional, está nuevamente sintonizada y en pleno intercambio de propuestas. Es un buen presagio para enfrentar una realidad que sucederá mañana: el país no pagará el vencimiento de u$s 566 millones de los Discount, con lo que el comenzará a correr el verdadero reloj en contra de la Argentina para evitar un default que abriría el tan temido frente judicial en el segundo distrito sur de Nueva York.00:00/00:00Cargando Anuncio...

El ministro de Economía Martín Guzmán logró la semana anterior, la primera de la cuarta etapa, reestablecer la confianza del Exchange Bondholders (tenedores de deuda emitida durante los gobiernos kirchneristas), el Grupo Ad Hod (donde milita BlackRock y Fidelity y Ashmore acompañan) y el Grupo de Bonistas del Canje (el más friendely con Fintech, Greylock y Grammercy en la lista). Hacia el jueves ya habían comenzado ciertas coincidencias, especialmente con este último grupo; aunque las cuestiones judiciables aún enturbiaban el diálogo con los primeros dos. Sin embargo hubo, hacia el viernes por la tarde, un último guiño desde las filas de la abogada Jennifer O’Neill, la letrada que lidera las discusiones a nombre de BlackRock; afirmando que había recibido ordenes “más amistosas” de parte del jefe máximo del grupo (y de Wall Street) Larry Fink. Esta tarde la teleconferencia se reabrirá, a la espera de conocer cuales serían esas órdenes de parte del titular de BlackRock.

Mientras tanto, el Gobierno se prepara para formalizar un anuncio esperado, pero igualmente grave. Mañana no pagará el vencimiento del Discount emitido durante la gestión de Néstor Kirchner; con lo que comenzarán a correr los 30 días para incurrir en el segundo default importante de la gestión Guzmán. El 30 de julio vence el período de gracia que todo emisor de deuda soberana tiene para pagar una deuda; a partir de la cual se le permite a los acreedores recurrir a la justicia para reclamar el pago. Pero además el que determinará el fin necesario de las negociaciones. Obviamente la idea es llegar antes de esa frontera del 30 de julio a un acuerdo, con la promesa de informarlo ante la Securrity and Exchange Commission (SEC), antes del 27 de ese mes.



Fuente: ambito