Image

Piden aliento para la Selección, pero los jugadores siguen sin acercarse a la gente

03/10/2017  |  Deportes  |  

Los discursos de Claudio Tapia y de Jorge Sampaoli coinciden: tratan de disparar un sentimiento nacionalista que enganche al público (y también a los periodistas) con la Selección. Sin embargo, el presidente de la AFA y el DT aún no lograron que los jugadores se acerquen a la gente. La sensación de lejanía es total. Una pena. Esta situación límite era ideal para generar una linda conexión, una energía distinta, entre futbolistas e hinchas.

Aparte de motorizar la mudanza a la Bombonera, Tapia impulsó una campaña de pedido de aliento a través de redes sociales con el hashtag #YoAmoAMiSelección. Ahí se solicita que se envíen mensajes de apoyo, con el anzuelo de un sorteo de una camiseta celeste y blanca más dos pares de entradas para el cruce con Perú. Además, desde la AFA se viralizó un video motivacional.

Sampaoli, antes de Venezuela, declaró: “Ahora deben jugar los 40 millones de argentinos. Vamos a necesitar de todos porque se vienen momentos difíciles y determinantes. Precisamos el apoyo de todos”.

Aparte de representar a una camiseta que une a un país, ¿qué hacen la Selección y sus jugadores para arrimarse a los hinchas antes de la verdad del juego? Excepto algún gesto aislado de Messi, nada. Un desperdicio fabuloso. Sin pensar demasiado, existen múltiples alternativas de acercamiento muy sencillas de ejecutar. La más ambiciosa sería un entrenamiento en un estadio abierto al público (como hacen los brasileños), sumando invitaciones a escuelas por ejemplo. Ahí los cracks podrían regalar pelotas o fotos impresas de antemano con sus firmas. Y si no quieren moverse a una cancha, podrían anunciar que las estrellas regalarán merchandising y autógrafos en el complejo de Ezeiza, a través del alambrado perimetral al que podrían llegar caminando o en carritos de golf para no desgastarse tanto.

Para jerarquizar las propuestas, podrían sortearse a través de las redes sociales accesos al predio de Ezeiza para lograr un breve contacto con algún ídolo. Y hasta podrían incluirse a los sponsors para colaborar.

Seguro que estas situaciones no harán que la Selección juegue mejor. Tampoco influirá en ese ítem que se rompa el silencio con la prensa. Eso sí, para jugadores acomplejados, que se bloquean en instancias negativas, acercarse a los hinchas podría ser un primer paso para abrirse, para empezar a liberarse. ¿Por qué no?

¿Nunca les hicieron propuestas de este tipo a los jugadores? ¿Hay temor a eventuales desplantes? ¿Y a los futbolistas jamás se les ocurrió algo semejante (difícil de creer considerando la madurez de varios) o no quieren perder tiempo con la gente?



Fuente: Clarin